domingo, 18 de junio de 2017

Hanoch Levin ( Tel Aviv 1943, Ramat Gan 1999)





Dialogo en la  obra Traficantes de latex (  Sojarei gumi )

Bella Baralo , la farmaceutica :


"No va a tener un rostro del que pueda despedirse, ni nadie que llore por usted o que lo lleve a la tumba.  ¡Ay, Samuel, Samuel! Si su alma llega al paraíso - y no puedo imaginarla en otro lugar - le pido por favor que rece por mí frente a Dios, que le hable bien de mí, porque cuánto nos queda ya por vivir, cincuenta, sesenta años, dígale que no viví una vida demasiado feliz, pídale que me dé la porción de felicidad que me corresponde, que no espere hasta el último momento, y le pido que me cuide desde arriba, Samuel, que observe bien todos mis pasos y si ve que estoy por caerme en un pozo avíseme y cuénteles a ellos, a los ángeles, cuénteles qué mujer soy, que no soy para nada terrible, una mujer que le vendía remedios a la gente y que ofreció mucho amor, qué culpa tengo si nadie lo quiso y que me traigan algo, los ángeles, si es que andan por acá, no me opondría a ningún milagro pero tampoco me molesta recibir algo por la vía natural y le pido también que se ponga en contacto con mis difuntos padres, cuénteles todo, digales que no se queden quietos, que se muevan, que hagan algo, todos ustedes, hagan algo, Washington 36 departamento 8, hagan algo por mí, algo, algo..."





 Samuel Esperol :

"Cae la noche sobre el cementerio. Mi primera noche. Ya se fueron todas las viudas, los enterradores, los sacerdotes. Los pájaros duermen. Silencio. Quietud. Acá estamos, filas y filas, acostados, como niños en una guardería, una camita junto a la otra, susurrando en la oscuridad cuando todas las luces se apagaron. Qué anda pasando allá afuera, preguntan los veteranos, ¿a cuánto está el dólar? Les cuento a cuánto está el dólar. Y qué tal es la vida en el más allá, pregunto. No existe, dicen riendo con la boca llena de tierra. No existe la vida en el más allá. ¿Y los frutos del árbol, y las verdes praderas y el leviatán? ¿Y los banquetes, los coros de querubines? Nada, se ríen los veteranos con la boca llena de tierra. No hay banquetes ni querubines. ¿Y la resurrección de los muertos? pregunto ¿ya hay alguna fecha? No hay fecha, se ríen los veteranos con la boca llena de tierra. Son todos rumores, hay que sentarse y esperar, sencillamente esperar. ¡Ay, amigos muertos, no me vengan con eso ahora! Les grito, recuerdan cuando muchas veces soñábamos que moríamos y de repente, justo a último momento, nos despertábamos bañados en sudor, cada uno en su cama, y comprobábamos que era sólo un sueño. Esta vez, esta vez también nos despertaremos, muchachos, aunque sea un sueño muy muy largo y seco y tenemos mucha, mucha sed, nos deshacemos de tanta sed. Ay, amigos muertos, les grito, no me vengan ahora con esas cosas, acá está Samuel que llega con una valija llena de forros a la tumba. Si vamos a soñar un largo sueño, que sea un sueño erótico. Muchachos, en Texas están enterradas chicas junto a sus mansiones sus maizales y sus piscinas. Enterradas en ataúdes de plata, esto es Texas, muchachos, y hay que ver los culos que plantan en la tierra. ¿Ustedes ven lo que yo veo? ¿Qué ves? preguntan los veteranos; acá está oscuro. Más allá de la oscuridad, les digo, ¿ven? Texas. En la mitad de Texas. Un cementerio de lujo, amplio, lleno de árboles, flores, magníficas lápidas de mármol, ¡qué digo lápidas, panteones! Y justo bajo la lápida más hermosa, la más imponente, bajo la tierra -¡y qué buena tierra! - yace en su ataúd de oro una chica llamada Bárbara. En vida era una gran deportista, encantadora, qué hermoso culo, grande, redondo, se extiende ante uno como un cielo y ahora está ahí, bajo tierra, recostada y esperándonos."
Publicar un comentario